Movilizar las aplicaciones

Publicado en: Opinión 0

_W1ihr0Onrtdt265pPor Benito Fernández Arozena
Nartex Software, S.L.

Aunque hablar de generaciones y extraer conclusiones evolutivas es siempre aventurado porque requiere de una perspectiva histórica más extensa y distanciada, todo parece indicar que estamos asistiendo en los últimos tiempos (dos, tres, cuatro años a lo sumo) al nacimiento de una nueva generación de aplicaciones informáticas que buscan sacar todo el partido a los dispositivos móviles con conexión estable a Internet, bien sea teléfonos inteligentes o tabletas. Si nos remontamos unas cuantas décadas atrás, podemos percibir una tendencia por la cual las aplicaciones han ido ganando progresivamente por un lado en alcance y por otro en facilidad de uso y prestaciones para los usuarios.

Desde que los sistemas centralizados dieron paso a las arquitecturas distribuidas en redes de PC’s y de éstas a las aplicaciones web, hemos estado oscilando entre la centralización y la distribución, y colocando mayor potencia y usabilidad en manos de los usuarios, aumentando las capacidades gráficas de las aplicaciones y los medios disponibles para operarlas. El camino hacia el aumento de la productividad, eficacia y alcance ha sido imparable.

A la evolución de las aplicaciones web hacia interfases de usuario más ricas tipo Web 2.0 y de mejor respuesta interactiva(¡esas esperas para la carga de páginas!) se ha unido ahora la pujanza de la telefonía móvil,que nos ha liberado de la esclavitud de necesitar una roseta cercana. El alcance de las aplicaciones ahora es mucho mayor, solo a expensas de la cobertura proporcionada por los operadores.

Basadas en la ubicuidad de la nube, la aplicaciones móviles permiten además una mayor facilidad de uso por parte del usuario, impulsado por nuevos conceptos que guían su diseño: ahora no nos importa tanto que tengan muchas prestaciones o sean muy potentes, como que las pocas funciones que incorporen sean robustas, eficientes, productivas, fáciles de usar y estén disponibles siempre (o casi siempre).

Si tomamos cualquier aplicación tradicional, como una Nómina (o una Gestión de Almacén, por citar otro ejemplo) podemos ver como ha podido pasar por estas cuatro etapas: primero fue una aplicación centralizada con decenas de operadores introduciendo datos, y luego fue una aplicación distribuida entre los centros de trabajo para consolidarse en una central que explotaba la información con gran potencia gráfica y herramientas ofimáticas. Más tarde se hicieron Nóminas (o se complementaron) en forma de portales web que centralizaban de nuevo la operación en una única aplicación accesible fácilmente desde todos los puntos de entrada y ahora se trata de aplicaciones ricas sobre la web que permiten a los usuarios mayor productividad y una experiencia más confortable. Si a eso le añadimos el aumento de alcance que permite la movilidad, nos encontramos ante el reto de aprovechar para diseñar aplicaciones que transmitan el dato relevante allá donde se produce, en cualquier momento que lo sea, por parte de quien lo genera.

Así, volviendo al caso de la Nómina, cualquier trabajador podría actualmente capturar su parte de baja y enviarlo a la empresa al instante, rellenar un formulario desde su móvil o ser enviado telemáticamente por su propio médico. Se nos abren así a las empresas grandes posibilidades para complementar o rehacer aplicaciones tradicionales buscando aumentar su alcance y su inmediatez.

Aplicaciones para pedidos, inventarios, mantenimiento, soporte, inspecciones, vigilancia y tantas otras, en sectores tan diversos como transportes, distribución, sanidad, turismo, educación y administración pública pueden (y deben) ser rediseñadas para recoger las operaciones en el campo y transmitirlas al instante a los servidores, añadiendo allí donde sea necesario nuevas capacidades como la geolocalización, la capacidad de añadir fotos, vídeo o voz a dichas operaciones, la firma electrónica en movilidad, los códigos bidi o la radiofrecuencia.

Una nueva generación de aplicaciones está esperando a ser diseñada y está empezando a ser una realidad, de la mano de tabletas y smartphones: ¿a qué estamos esperando nosotros para ofrecerlas? ¿Y a qué están esperando los responsables de empresas y organismos para recabarlas de nosotros?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Asociación Canarias Excelencia Tecnológica
  • Finalidad: Mantenimiento de la relación contractual establecida entre las partes, la gestión y/o asistencia de su solicitud o consulta
  • Legitimación: Diligencia precontractual
  • Destinatarios: Organismos oficiales cuando exista una obligación legal. No hay transferencias internacionales. Existen cesionarios que pueden acceder a sus datos personales para poder prestarles los servicios contratados
  • Derechos: Acceso, rectificación, cancelación, oposición, y cualquier otro especificado en la política de privacidad
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad